1. Hablaré de “Formas híbridas de aceleracionismo literario en el siglo XXI” en el XX Simposio de la SELGYC

    La Sociedad Española de Literatura General y Comparada (SELGYC) celebrará su XX Simposio en la Universidad de Santiago de Compostela entre los días 2 y 4 de Septiembre de 2014.

    Ver el programa aquí: http://selgyc.com/20simposio/pro.htm

  2. "Digital Dismemberment: Twitter, Death by a Thousand Cuts" by Amy Ireland

    "As humanity dissolves into a Guyotat wet-mix of hands and assholes, thighs and cunts, stomachs and heads, decoupling and re- coupling in a writhing, interminable slurry, the circuits linking lust and its gratification compress, desire intensifies, and the auto-stim- ulation of our own virtual dicing guides us towards rapture. The eyes that Bataille couldn’t get enough of roll back in what is left of a head and something slouches in from the outer edge of an ecstatic, rapidly darkening field of vision.
    What is left is to determine (or rather, to acknowledge what is already being determined by the technocommercial voiding of our concentration) is whether this counts for a ‘simulation’ of death (as Negarestani has it), or the Real Thing.”

    Amy Ireland in BEZNA #5 
    Download the full issue: http://bezzzna.blogspot.ro/2014/08/bezna-5.html

  3. David Brazil | The Ordinary →

    compline:

    image


    To say that David Brazil’s The Ordinary is “long in the making,” or “highly anticipated,” or “essential” is to do little justice to how important and rabidly anticipated this book really is. Brazil’s presence in the Bay Area poetry scene is felt everywhere, and this book will further…

  4. gorsejournal:

'The Sacred Conspiracy' from Georges Bataille’s Acéphale review (1936).

    gorsejournal:

    'The Sacred Conspiracy' from Georges Bataille’s Acéphale review (1936).

  5. VanessaPlace Inc. →

  6. http://hauntology.tumblr.com/post/94643296819/artauds-process-of-anatomical-reconfiguration →

    hauntology:

    "Artaud’s process of anatomical reconfiguration faces impossible obstacles: it may be unhinged by representation before it has even taken hold, it must encompass the bodies of the entire human species, it must involve an apocalyptic upheaval of all time and space, it must detonate all social…

  7. Ancient Oceans of Central Kentucky: Publication Day

    cavecitysink:

    Friends: Today is the official publication day for my first novel, Ancient Oceans of Central Kentucky. You have all be very supportive and kind over the years and I appreciate it.

    If you want to buy it, go here or here.

    Thanks to Two Dollar Radio and all of you.

  8. 12 August 2014

    171 notes

    Reblogged from
    p-dpa

    p-dpa:

    Working On My Novel, Cory Arcangel (2014)

    Working On My Novel is a book which is based on a twitter feed that re-tweets the best posts featuring the phrase “working on my novel.”

    What does it feel like to try and create something new? How is it possible to find a space for the demands of writing a novel in a world of instant communication?

    Working On My Novel is about the act of creation and the gap between the different ways we express ourselves today. Exploring the extremes of making art, from satisfaction and even euphoria to those days or nights when nothing will come, it’s the story of what it means to be a creative person, and why we keep on trying.

    (All of the tweets collected in this book are used with the permission of the original authors.)

    Publisher: Penguin Books Ltd 

  9. silviolorusso:

This Page Intentionally Left Blank, Franz Thalmair (curator/Ed.) (2014)

“This Page Intentionally Left Blank” is the first in a series of exhibitions and publication based on a wide-reaching research about writing with the title “Possible Content for 18 Pages”. The original typewritten manuscript of Vilém Flusser’s essay “The Gesture of Writing” provides the thematic and formal-aesthetic foundation for reflecting the act of writing at the intersection of linguistic, visual, physical and spatial communication. 
“To write,” says the philosopher about the basic requirements that should lead to a complete piece of writing, we need “a blank surface, for instance a white leaf of paper; an instrument which contains a matter that contrasts with the whiteness of the paper; the letters of the alphabet; the convention which gives a meaning to the letters; ‘orthography’ = correct writing; the rules which order that language, what is called ‘grammar’; an idea to be expressed in a language; and a motive to express that idea”. 
Understanding the act of writing as a culturally embedded gesture, “This Page Intentionally Left Blank” covers artistic, literary, as well as curatorial and editorial fields of action and combines them. The book is published on the occasion of the correspondent exhibition at Akbank Art Center, Istanbul (March 19 – May 17, 2014). In addition to Flusser’s manuscript of „The Gesture of Writing“, the publication comprises an exhibition documentation with installation views and a curatorial statement. Furthermore, the author and poet Kenneth Goldsmith situates the concept of the exhibition in an actual context of media theory, net culture and literature. The participating visual artists expand the topic of the exhibition with artistic contributions especially made for the book. 
Text contributions:
Vilém Flusser, Kenneth Goldsmith, Franz Thalmair
Artistic contributions: 
John Baldessari, Fiona Banner, VALIE EXPORT, Kenneth Goldsmith, Wade Guyton, Daniel Hafner, Marianne Holm Hansen, Bethan Huws, Joséphine Kaeppelin, Michael Kargl, Ulrich Kehrer & Agnes Miesenberger, Jörg Piringer, Falke Pisano, Stefan Riebel, Karin Sander, Ignacio Uriarte, Anita Witek

    silviolorusso:

    This Page Intentionally Left Blank, Franz Thalmair (curator/Ed.) (2014)

    “This Page Intentionally Left Blank” is the first in a series of exhibitions and publication based on a wide-reaching research about writing with the title “Possible Content for 18 Pages”. The original typewritten manuscript of Vilém Flusser’s essay “The Gesture of Writing” provides the thematic and formal-aesthetic foundation for reflecting the act of writing at the intersection of linguistic, visual, physical and spatial communication. 

    “To write,” says the philosopher about the basic requirements that should lead to a complete piece of writing, we need “a blank surface, for instance a white leaf of paper; an instrument which contains a matter that contrasts with the whiteness of the paper; the letters of the alphabet; the convention which gives a meaning to the letters; ‘orthography’ = correct writing; the rules which order that language, what is called ‘grammar’; an idea to be expressed in a language; and a motive to express that idea”. 

    Understanding the act of writing as a culturally embedded gesture, “This Page Intentionally Left Blank” covers artistic, literary, as well as curatorial and editorial fields of action and combines them. The book is published on the occasion of the correspondent exhibition at Akbank Art Center, Istanbul (March 19 – May 17, 2014). In addition to Flusser’s manuscript of „The Gesture of Writing“, the publication comprises an exhibition documentation with installation views and a curatorial statement. Furthermore, the author and poet Kenneth Goldsmith situates the concept of the exhibition in an actual context of media theory, net culture and literature. The participating visual artists expand the topic of the exhibition with artistic contributions especially made for the book. 

    Text contributions:

    Vilém Flusser, Kenneth Goldsmith, Franz Thalmair

    Artistic contributions: 

    John Baldessari, Fiona Banner, VALIE EXPORT, Kenneth Goldsmith, Wade Guyton, Daniel Hafner, Marianne Holm Hansen, Bethan Huws, Joséphine Kaeppelin, Michael Kargl, Ulrich Kehrer & Agnes Miesenberger, Jörg Piringer, Falke Pisano, Stefan Riebel, Karin Sander, Ignacio Uriarte, Anita Witek

    (Source: revolver-publishing.com)

  10. cassandragillig:

    this breast by ruth krauss :)

  11. La inteligencia natural de Stanislav Lem (Publicado originalmente en Quimera

    1. Robots fuera de sí.

    La ciencia trabaja a partir de hipótesis experimentables. Por ejemplo: si el objeto A se sitúa en unas determinadas condiciones, podría suceder B. Se busca el modo de situar al objeto en cuestión en las condiciones apropiadas, y se comprueba si la suposición era correcta. La ficción, en cambio, incluso cuando pretende ser científicamente  verosímil, dispone de absoluta libertad para ser metahipotética —esto es, dar por supuesto, sea experimentable o no, que el objeto A situado en determinadas condiciones daría lugar a B— e ir directamente a imaginar las consecuencias que la existencia de B tendrían sobre el mundo. Según los defensores de la ortodoxia de los géneros, la ciencia-ficción se ocuparía de aquellas metahipótesis derivadas de hipótesis científicamente plausibles —aunque incomprobables— en un momento histórico concreto, mientas que las narraciones metahipotéticas que no cumplen tal condición suelen ser calificadas de fantásticas. Sin embargo, no siempre es tan sencillo distinguir lo verosímil de lo inverosímil. Para algunos científicos, por ejemplo, la existencia de civilizaciones extraterrestres entraría en el grupo de hipótesis plausibles, mientras que para otros se trata sencillamente de una fantasía.

                      “El cosmos no ha sido creado para nosotros”, escribe Dagmar Barnow (1). “Somos el resultado de  cambios astrofísicos a gran escala, y puede suceder, nos advierte Lem, que la inteligencia extraterrestre que algún día descubramos sea tan diferente de nuestros propios conceptos que no queramos llamarla inteligencia. En otras palabras —y gran parte de la obra de Lem, como El Invencible o Solaris, juega con esa posibilidad—, esa inteligencia puede ser radicalmente ajena a nosotros.” Stanislav Lem se plantea una de las preguntas esenciales de la historia de la evolución: Si los seres humanos somos la consecuencia de una serie de eventos altamente improbables, entonces es posible que en otros rincones del Cosmos la materia haya evolucionado de otro modo, desarrollándose en formas de organización que ni siquiera podríamos llegar a reconocer como tales. Si, por el contrario, la evolución terrestre es el producto de una tendencia natural de la materia a la autooorganización (como piensan Stuart Kauffmann, Richard Coren y la mayoría de los científicos que se ocupan hoy de estos fenómenos) (2), deberían  existir algunas leyes universales, y cualquier proceso evolutivo en cualquier rincón del Universo debería  haber procedido de forma semejante a lo acontecido en la Tierra. Lo que supondría la posible existencia de seres, si no idénticos, al menos, comprensibles. “Ciertamente”, escribe Barnow en el artículo citado más arriba, “Lem concede que la cuestión de si la inteligencia es la culminación necesaria de la evolución, o simplemente un accidente, está basada en nuestra propia epiesteme humana. Sin embargo, esta perspectiva inevitable no debe y no necesita ser la causa de un irreflexivo antropocentrismo […] Como norma, no intentamos encontrar orden, sino simplemente un cierto tipo de orden, uno que se conforme a los principios de claridad, generalidad e inmutabilidad. Pero estos principios no son verdades reveladas; son simplemente convenciones científicas.”

    En numerosas ocasiones, considerar plausible o no una hipótesis dentro de un marco científico-teórico, depende de interpretaciones de la realidad que son absolutamente no científicas. Escribía hace unos meses en esta misma revista que uno de los mayores inconvenientes de las teorías llamadas de la inteligencia artificial consiste en la indefinición de su objeto de estudio, —dificultad común a todas las ciencias dedicadas a la investigación de las funciones cognitivas que, con mucha frecuencia, aparece reflejada en las ficciones inspiradas o construídas sobre supuestas bases científicas.  “Los significados de inteligencia y artificial son ambos problemáticos, vagamente científicos y derivados de un concepto obsoleto de la materia. Se confunde demasiado a menudo inteligencia —e incluso información— con flujo de datos e instrucciones, y se extraen conclusiones equivocadas. Lo que llaman inteligencia de la máquina no es más que su capacidad de adaptarse a nuestras hipótesis del mundo” (3). Apuntaba en ese mismo artículo que una máquina, por muy sofisticada que sea, no deja de ser una herramienta, y la única inteligencia que la anima es la inteligencia humana —en este sentido, ambas inteligencias son una ya desde el principio. Lem parece haber comprendido la paradoja antropocéntrica mejor que la mayoría de sus contemporáneos, sin caer por ello en la falacia funcionalista: a saber, que las funciones cognitivas son exclusivamente computacionales y, por ello, pueden aparecer en cualquier sistema lo suficientemente complejo e interconectado (4). De hecho la mayoría de las “inteligencias artificiales” que aparecen en los relatos de Lem no sólo no parecen ajenas o incomprensibles para el ser humano, sino que en muchas ocasiones resultan decididamente “poco inteligentes” y, como ensayos realizados por un dios con poca experiencia, acaban por producir universos más extravagantes  que eficientes.

    Por ejemplo, en una de sus más curiosas colecciones de relatos, Ciberíada,  Lem nos presenta a los constructores de máquinas Clapaucio y Trurl resignándose una y otra vez a que los mecanismos que desarrollan resulten ser completamente inadecuados (a veces por defecto y otras por exceso) para el propósito para el que han sido diseñados, incluso cuando se trata de las funciones más elementales: “Una vez Trurl construyó una máquina de calcular que resultó ser capaz de una sola operación: multiplicaba únicamente dos por dos, dando, encima, un resultado falso. La máquina era, empero, muy ambiciosa y su disputa con su propio constructor casi termina trágicamente.” (El Electrobardo de Trurl p.11) (5). Porque es característico en los robots de Lem que, tarde o temprano, van a a empezar a hacer cosas distintas a aquellas para las que han sido programados —aunque no sea culpa del robot, sino de sus programadores que no han tenido en cuenta algún aspecto esencial durante su construcción. Los robots, como muestran buena parte de las misiones de “reparación” del Piloto Pirx, tienen serias dificultades para obedecer las instrucciones de los seres humanos, quizás tantas como los propios seres humanos para adaptarse a las normas sociales. No es frecuente en Lem, como en las ficciones de Asimov o Philip K. Dick, que ciertas emociones humanoides emerjan del incremento exponencial en la capacidad de computación de un “individuo”(con algunas excepciones, siendo la más notable el robot mujer/insecto de La máscara) (6), pero si acontece que toda máquina, por muy sofisticada que sea, está llena de bugs, de defectos, de imprecisiones. El problema no es que el robot llegue a enloquecer de soledad o amor, sino de que puede ponerse a hacer cosas imprevistas, incomprensibles, obstinadas e incluso violentas no por intentar ser más humano, sino por empañarse en ser todo lo robot que puede ser.

    En Ciberíada, que nos presenta un universo más próximo al los de Swift, Carroll  o Borges que a los de otros autores de ciencia-ficción contemporáneos, cuando se reúne un número suficiente de máquinas —una “población”—, entonces la suma de esos bugs, de esos defectos, de esas imprecisiones, componen un sistema “demasiado perfecto” para restringir su conducta a lo que sus creadores habían calculado. La máquina, por sí sola, puede no llegar a ser humana, pero una sociedad de máquinas podría tender a comportarse como una sociedad humana o, al menos, como los Yahoos y los Houyhnhnms.

    Las máquinas, por sí mismas, son capaces de imitar la evolución, obedeciendo a principios diferentes, quizás universales, de la programación a la que han sido sometidas. Una sociedad de máquinas, propone Lem, podría desarrollarse, por ejemplo, de acuerdo a principios utópicos: “Lo que ocurre es que, superado un cierto límite, el militarismo, fenómeno puramente local, se convierte en civilismo, por la sencilla razón de que el Cosmos en su esencia es absolutamente civil. Y, precisamente, ¡el espíritu de ambos ejércitos había alcanzado ya las dimensiones cósmicas! Aunque por fuera brillara el acero, corazas, obuses y mortíferas lanzas, por dentro se levantaron olas de un doble océano de serenidad tolerante, amistad universal e inteligencia perfecta. Formadas en las faldas de las colinas, relucientes bajo los rayos del sol, las dos tropas se sonrieron mutuamente con cariño.” (La trampa de Garganciano p.9) (7)

                O, como en el relato titulado Como su propia perfección puso a Trurl en uun mal trance,  la perfección social de un mundo medieval diseñado por encargo de un tirano lo llevaría a desarrollarse más allá de su programación y evolucionar hasta una sociedad equivalente a la humana actual:

    “—¡Mira! —dijo Clapaucio, indicando una nubecilla en forma de una minúscula seta, que se difundía lentamente en la atmósfera—. Ya conocen la energía atómica… Y allí, más lejos, ¿ves aquella forma de cristal? Son los restos de la caja convertidos en una especie de templo…

    —No entiendo. Si no era más que un modelo. Un proceso de gran cantidad de parámetros, un campo de entrenamiento monárquico, una imitación en base a variables acopladas en el multistato… —farfullaba Trurl, atónito y aturdido.

    —Sí. Pero cometiste el imperdonable error del exceso de la perfección imitadora. Reacio a construir un mero mecanismo de relojería, confeccionaste, a pesar tuyo y por minuciosidad en demasía, lo que es una antítesis del mecanismo…”

    Pues, como alcanzan a comprender los cartógrafos de Borges, la representación exacta de la realidad requiere necesariamente a su repetición, y la complejidad de la copia perfecta implica la emergencia de nuevas formas de orden no previstas. Un sistema complejo se caracteriza por ser irresumible, porque la información necesaria para describirlo es igual a la información contenida en el sistema. Por eso, cuando Trurl se propone construír una máquina capaz de escribir poesía, se encuentra con que el problema, que podría perfectamente entenderse como la versión digital del problema de Pierre Menard, de que “el programa que tiene en la cabeza un poeta corriente está creado por la civilización en cuyo medio ha nacido, la cual, a su vez, ha sido preparada por la que la precedió; esta última, por otra, más temprana todavía, y así, hasta los mismos comienzos del Universo cuando las informaciones relativas al futuro poeta daban vueltas todavía caóticas en el núcleo de la primera nebulosa. Para programar la máquina hacía falta, pues, volver a repetir antes, si no todo el Cosmos desde el principio, por lo menos una buena parte de él.” (El Electrobardo de Trurl p 11). Pero aún así, esto no es suficiente. Al principio, la máquina sólo produce frases sin sentido, después poesía de mala calidad. Poco a poco va aprendiendo y llega a escribir poesía “clásica”, ya que de ahí proceden los datos aportados por Trurl. Sólo cuando los poetas “humanos” cominezan a desafiarlo y a sobrecargarlo con ejemplos de sus propias obras, el electrobardo es capaz de competir con ellos, hasta provocar, con su inagotable torrente poético, una “crisis lírica en el universo”. El electrobardo termina por ser pues, un reflejo amplificado de la verborrea poética generalizada, un espejo del mundo que lo rodea y lo alimenta hasta el punto de hacerlo energéticamente insostenible. Estos robots, como explica Alva Nöe de la conciencia humana, “están fuera de sí, son patrones de interacción activa con límites fluídos y componentes cambiantes, están distribuídos.” (8)

     

    2. Trayectorias de la evolución.

     

                      El ser humano dispone de una herramienta evolutiva que supone un salto cualitativo en la historia de los procesos naturales: es la única especie que ha sido capaz de trasladar la información biológica a soportes no biológicos, y, de este modo, no depender exclusivamente de los genes para modificarse y modificar el mundo. Pero no por ello debemos suponer que esa novedad en el proceso evolutivo es algo más que una opción entre otras muchas posibles, que se ha revelado hasta el momento (durante un período muy breve de la historia de la vida en la Tierra) muy útil para la supervivencia y la aceleración de la evolución, sin excluir otras posibilidades de desarrollo y, por supuesto, sin considerar la hominización como un proceso definitivo en el devenir de las especies.

                      El libro de Richard L. Coren The Evolutionary Trajectory, desarrolla en detalle una hipóteis acerca de que la evolución biológica y el progreso humano son que la continuación de un proceso que se inicia con la aparición del Universo. Richard Coren demuestra la coherencia temporal de los procesos prebiológicos, el origen de la vida y la evolución biológica, y establece matemáticamente una trayectoria única que se continúa en lo que denomina evolución post-biológica (término que no me parece el más adecuado, y preferiría sustituír por evolución meta-genética.) Coren insiste en que la característica  más novedosa aportada por la especie humana a la evolución es que “los códigos y medios que determinan el crecimiento, avance y cambio se encuentran ahora almacenados fuera del cuerpo físico”, llegando a la conclusión de que la “variable escondida” de la trayectoria evolutiva es la información contenida en el sistema terrestre. Analizando la evolución como incremento progresivo en la cantidad y accesibilidad de la información, demuestra cómo los eventos que han supuesto un importante salto en ambas, se ajustan a una secuencia lineal en una escala logarítmica. Básicamente, esto nos indica que tales eventos conforman una trayectoria matemáticamente coherente, y que subyace la misma lógica de la materia en la aparición de los procariotas que en la invención de la escritura, la imprenta o los ordenadores. Clerk Maxwell hizo a su maestro Faraday el mejor elogio que se puede hacer de un científico: “veía un medio donde ellos sólo veían distancia”. Darwin y Einstein vieron un medio donde otros sólo veían tiempo. Richard Coren intenta ver un medio en la información. Y, como se desprende de la ficción de Lem, ese medio es robusto; pese a las interrupciones, los fallos, las catástrofes, continúa desarrollándose sin un camino prefijado pero con con consecuencias que podemos reconocer. La ficción de Lem y la teoría de Coren poseen una decidida vocación antiapocalíptica que comparto y que aparece perfectamente explicada en The Evolutionary Trajectory:

                 “Quizá el aspecto más llamativo de la Trayectoria Evolutiva sea su continuidad, desde los primeros momentos cósmicos, a través de los procesos biológicos, a través de la aparición de la inteligencia, hasta los productos de esa inteligencia. Esto indica que la evolución, en el sentido de reducción de la entropía local, comenzó mucho antes de lo que habitualmente concebimos, y continúa sin interrupción, mucho más allá del punto que habitualmente se toma por su fin. Se extiende hasta el momento presente y, como mostraremos, hacia el futuro, aunque ha tomado una forma no reconocida hasta ahora.

                 Es asombroso también darse cuenta de que avanza sin desviarse, al menos en la escala en que la observamos, a través de eventos que cabría esperar hubiesen cambiado su dirección o alterado su ritmo. Como pudieran haber sido la mayor extinción de vida animal sobre la Tierra sucedida hace 250 millones de años, relacionada con una extensa glaciación, rápidas variaciones en la composición de la atmósfera, una importante variación del nivel del mar y la importante actividad volcánica con gran flujo de lava en Siberia. Recientemente, se ha sugerido que pudiera estar relacionada también con el impacto del gran asteroide que inició la separación del gran continente del sur Gondwanaland. Nada de ello se manifiesta en nuestra progresión de sucesos de transición. Lo mismo puede decirse del asteroide que golpeó la Tierra hace 65 millones de años marcando el final del período Cretáceo y el final de los dinosarios y muchas otras criaturas. En este caso, los mamíferos llevaban en escena cinco millones de años, y fueron capaces de conseguir la preeminencia. Se estima que la Tierra ha experimentado cinco de esas extinciones masivas inducidas por impactos en los últimos 600 millones de años. Las glaciaciones del Pleistoceno no parecen, en esta visión general, haber retrasado o facilitado el desarrollo temporal de la civilización. Más próximos a nuestros días, podemos apreciar que ni las guerras impuestas por la humanidad ni las hambrunas y epidemias impuestas por la naturaleza, han alterado el desarrollo temporal de la escritura, después la imprenta, y más tarde la comunicación electromagnética y la computación digital electrónica” (9)

                      La transición evolutiva que no aparece reflejada en la trayectoria descrita por Coren —pudiera estar ahí, confundida con alguno de los puntos que describe, ya que, como hemos visto, cada una de esas transiciones debe referirse a un conjunto de modificaciones, y no a un cambio único—, probablemente porque sea imposible asignarle siquiera una época concreta, es el paso del impulso reproductivo como fuerza principal de la evolución, al impulso de aprendizaje.  Por supuesto, el aprendizaje no excluye el impulso de reproducción, sino que se añade a él como una nueva vuelta de tuerca, como nuevo medio de transformación de la materia. El aprendizaje es mucho más que simple programación, ya que se origina en la interacción de sistemas asimétricos con un comportamiento impredecible. Tampoco debemos olvidar que ni reproducción ni aprendizaje pueden ser entendidos fijándonos en el individuo (algo que en lo que los relatos de Lem insisten) sino quizás, de acuerdo a la hipótesis de Coren, en la totalidad de un Universo que desconocemos en su mayor parte.  En la columna que citaba al comienzo de este artículo, desechaba la idea de un “acontecimiento singular” a partir del cual los hombres se fundirían metafísicamente con las máquinas. Pero, en cierto modo, ya estamos fundidos con las máquinas. Como concluye Katherine Hayles, “la agencia —durante mucho tiempo identificada con el libre albedrío y la mente racional— se vuelve parcial en su eficacia, distribuída en su localización, mecanística en su origen, y por lo menos tan ligada al código como al lenguaje natural. Ya nos somos el bípedo implume que puede pensar, sino la criatura híbrida que encierra en sí misma la racionalidad de la mente consciente y las operaciones codificadas de la máquina.”(10) Quizás una de las enseñanzas que podemos extraer de la lectura de los relatos de Stanislav Lem es que no cabe esperar un “acontecimiento singular” porque, como explica Robert Ulanowitz: “los acontecimientos singulares no son raros; más bien son legión. Ocurren en todas partes, todo el tiempo, en todas las escalas […] La tela de la causalidad es porosa.” (11)

     

    ————————————————————————————————————————

    NOTAS:

    1. Dagmar Barnow, Science Fiction as a Model for Probabilistic Worlds: Stanislaw Lem’s Fantastic Empiricism, Science Fiction Studies 18, 6, 1979.

    2. Stuart Kauffmann, At Home in the Universe. Oxford University Press, 1995. Richard L. Coren, The Evolutionary Trajectory. The Growth of Information in the History and Future of Earth, Gordon and Breach, 1998.

    3. Germán Sierra, Singularidad, Quimera 302, Enero 2009

    4. Existen numerosos agumentos contra el funcionalismo. Un buen repaso crítico de algunos de ellos puede encontrarse en Gerald Edelman, Bright Air, Brilliant Fire, Basic Books, 1992, pp 211-252.

    5. Las citas de Ciberiada están sacadas de la edición de Bruguera de 1979.

    6. La Máscara es un relato singular que ha merecido extensos comentarios. Uno muy recomendable es el de N. Katherine Hayles (Un)masking the agent. Stanislaw Lem’s “The Mask” en My Mother was a Computer, University of Chicago Press, 2005. pp 171-192.

    7. La confusión de las ciencias físicas y naturales con la utopía es una característica que, a menudo para nuestra desgracia, no ha sido infrecuente a lo largo del siglo XX, y Lem disponiíe de ejemplos muy evidentes en el socialismo real soviético.

    8. Alva Nöe. Out of our Heads. Why you are not your brain, and other lessons from the biology of consciousness. Hill and Wang, 2009.

    9. Coren, op. cit., p 169-170

    10. N. Katherine Hayles, op. cit., p. 192

    11. Robert E. Ulanowitz. A Third Window. Natural Life beyond Newton and Darwin. Templeton Foundatio Press, 2009

  12. A comment on “Last Stories and Other Stories”

    In “Last Stories and Other Stories”, William T. Vollmann goes all the way from Dante and Rabelais to Latin American baroque, from the icelandic sagas and chivalry novels to the Grimms, Poe and Lovecraft, producing the most extraordinary dark fairy tales of our time. Aged imaginery and rethorics (sourced everywhere, from the Middle Ages to the modern world) are blended into Vollman’s unique style. This is no common book, even for Vollman readers, and it has very little in common with contemporary mainstream horror/fantasy/sci-fi (in fact, in my view, this book draws itself closer to Lautreamont, Maupassant or Villiers than to most present speculative horror fiction)

    Vollmann’s obscurity does not develop from characters or plots -wich are mostly ‘classical’ although with baroque twists-: It infects the prose itself. It’s a kind of “organic darkness” acting as a ferment on syntax, producing paragraphs that, like exquisite corpses, are rotten enough to exude a strong smell while looking as alluring as Bernini’s sculptures.

    Something I’ve always liked about Vollmann was the irreducibility of his style. There is a “weirdness” in all his books that prevents his work from slippering into the “look-at-me-I’m-an-intellectual-thus-you-reader-should-be-one-too” hole, willingly inhabited by the most overrated contemporary writers. In my very personal opinion, Vollmann has managed here to fuse his fictional and essayistic styles in a potently subversive concoction. If you’ve been looking for a masterpiece of weird fiction, I can’t but recommend this book.